Bolero, romanticismo latinoamericano

El bolero es un género musical que muestra, en su forma más cruda, como es el romanticismo de los latinoamericanos. Esta afamada música hace aparición por primera vez en la cuna del pueblo cubano a mediados del siglo XIX, naciendo con una base rítmica suave y una melodía fuerte característica que se desenvuelve en un compas de 4/4.
Muchos confunden el bolero latinoamericano de pura cepa con el llamado “bolero español”; pero, a diferencia del cubano, el español es una danza casi ensayada nacida por los inicios del siglo XVIII ejecutado en compases de 3/4.

La métrica del bolero

El bolero tiene una métrica de danza bastante característica; en el primer tiempo la pareja se coloca uno frente al otro, con los cuerpos juntos; el hombre coloca una de sus manos en la espalda baja de la mujer, mientras que esta otra coloca una de sus manos en el hombro de su compañero; aquí solo mueven la pelvis, en el segundo y el tercero se dan pasos rápidos, y en el cuarto uno lento; todo esto se realiza a medida que se hacen giros lentos hacia la izquierda.

En cuanto al ritmo, el Bolero guarda una estrecha relación con el Danzás y la Habanera, aunque su baile es más parecido al Son.

Los pasos tan sencillos del bolero fueron también parte de la palanca que ayudo que se popularizara tanto el género en todo el mundo, en diferentes lugares y en absolutamente todas las clases sociales; cosa que normalmente no pasaba con los géneros populares.

Un poco de historia

Según algunos historiadores de la música, el primer bolero cubano registrado oficialmente fue “Tristezas”, escrito por José Pepe Sánchez en la ciudad de Santiago de Cuba y data de 1840; pieza que, después de algunos pocos años, dio pie a que el bolero tomara su formalidad en el mundo de la música como pieza original y recia que se acompañaba de guitarras y percusión. Para esta época, el bolero, por utilizar solo pocos instrumentos, se popularizo en bares y cantinas a lo largo de Cuba; esto, mientras el mambo y la guaracha hacían su aparición casi simultáneamente.

Pepe Sanchez pertenece a la llamada generación de trovadores cubanos y fue un pionero en definir los rasgos del estilo Bolero

Luego de algunos años; a finales de los 20s, para ser más exactos, el bolero empieza a popularizarse en el resto de Latinoamerica, justo cuando el Tango, música nacional Argentina, tenía la tutela de la popularidad. Para 1935, ya el bolero había alcanzado su máximo apogeo, convirtiéndose, para algunos, en el mayor exponente de música latinoamericana del mundo; de hecho, algunos dicen que la era dorada del bolero fue entre ese año y 1970, cosa que curiosamente coincide con la época en la que existían mayores dictaduras militares en Latinoamerica; estos regímenes utilizaban el bolero para promulgar sus intereses ya que podían conectarse con el pueblo de una mejor manera.

El bolero en la radio

La radio influyo mucho en la manifestación mundial del bolero; así como algunos programas de televisión y ciertas películas de cine donde los cantantes eran los mismos actores. Además, la razón por la cual el bolero fue, y sigue siendo, un genero bastante arraigado en nuestra cultura es debido al “aislamiento” cultural que se manifestó en los años anteriores y posteriores a la primera guerra mundial, donde se prefería mantener los intereses de cada cultura o nación para sí mismos. Por esta razón es que el bolero se logro cultivar sin verse influenciado por agentes ajenos a la cultura general del país; en este caso, Cuba, México y Puerto Rico.

Muchas personas, más que todo, los latinoamericanos amantes de sus tierras, reconocen al bolero como una marca casi irrefutable de su cultura. Muchos basan su amor por este arte solo mencionando que: “el bolero sirve para expresar los sentimientos con total exactitud, no hay mejor forma de decir lo que se siente, si no cantándolo con un bolero”; tanto tiene esto de cierto, y tanta es la devoción que algunas personas le tienen a este género musical, que poco a poco mas locutores se sumaron a la idea de llamarlo “Señor bolero” o “Su majestad”, cosa que hasta nuestros días, sigue pasando.

Si nos vamos a las raíces de la composición musical del bolero, nos podríamos topar con indicios de influencia de la “contradanza española”. Esto se basa en la idea de que en la instrumentalización principal de ambos géneros, predominan las cuerdas (guitarras) y percusión, como ya hemos hablado; tomando en cuenta las líneas melódicas y la métrica de los compases. Claro está que, con el tiempo y el desarrollo orquestal que ha tenido la música en todas sus presentaciones, poco a poco se han añadido instrumentos que hacen un poco mas único al bolero cubano; el original.

Como era de esperarse, no paso mucho antes de que el bolero evolucionara y empezaran a nacer vertientes diferentes dependiendo del país al que llegaba. Al momento que el bolero empieza a esparcirse por toda Latinoamerica, son México y Puerto Rico quienes, aparte de Cuba, toman el peso cultural del género; en México, nacieron los tríos y los famosos cantantes de rancheras también agregaron el ritmo a sus composiciones, cosa que hoy conocemos como “bolero ranchero”. Luego en Ecuador, Colombia y Perú, el bolero fungió como nutriente clave para géneros andinos como el bambuco y el pasillo. Por el Caribe también se arraigo el bolero, naciendo así ritmos bailables como el bolero cha cha cha y el bolero montuno. Luego Brasil, sin quedarse atrás, tomo ideas del bolero y las aplico a su propio estilo musical, la bossa nova y la samba.

Los autores

Durante todos estos años en los que el bolero se tomo con influencia, se toco en su pura esencia y se arraigo en otros países, surgieron cantantes y artistas que interpretaron el género como solo ellos podían hacerlo, dejando así, una marca en la historia de la música como fieles contribuyentes a la creatividad de este arte:

  • Beny Moré fue un cantante, director de orquesta y compositor que, durante sus 44 años de vida, logro construir la base de uno de los géneros más conocidos actualmente; la salsa. Pero no conforme con eso, Moré también logro contribuir al bolero en los años 50 con la composición orquestal “Como fue”, el bolero más emblemático de toda su carrera musical.
  • Pedro Infante también tuvo protagonismo en el bolero. ¿Cómo no recordar “Las Tres Cosas? Ese tema compuesto por el bolerista español Carmelo Larrea que describe la embriaguez que se siente al estar perdidamente enamorado. Aunque es una versión, pocas personas le dieron el sentimiento que Infante logro plasmar; haciendo de esta, una interpretación única e insuperable.
  • José José tuvo su turno a la hora de moldear y contribuir a la historia del bolero al combinarlo con algunos sonidos del Jazz americano y la bossa nova brasileña, haciendo nacer, de esta manera, a una tonada llamada “La barca”; una composición llena de pasión y romanticismo que, en voz de este personaje, quedo marcada en los libros de historia musical para la eternidad.
  • Bobby Capó, conocido actualmente por su tema interpretado por la fallecida Celia Cruz, José Feliciano y otros tantos maestros del bolero y las baladas, “Piel Canela”. Esta pieza fue, seguramente, uno de los más grandes éxitos de este artista, y uno de los momentos más felices de su carrera.
  • Cheo Feliciano, el sonero puertorriqueño, es conocido mundialmente por su sentimental y fuerte interpretación de la salsa y los boleros. Temas como “Sentimiento, tu…” y “Amada mía” son solo dos de la larga lista que compone el repertorio de baladas románticas mezcladas con boleros que este artista puso sobre la mesa.

Entre los muchos otros compositores e intérpretes, podemos mencionar a Tito Cortes, Nat King Cole, Víctor Hugo Ayala, José Luis Rodríguez, Memo Morales y Cheo García, Alci Acosta, Olimpo Cárdenas, el trío Los Panchos, Juan Carlos Coronel, Nelson Pinedo, Miltinho, Daniel Santos Betancur, Javier Solís, Felipe Pirela, Gilberto Urquiza, y la lista sigue y sigue a lo largo de cientos de compositores que, en su manera, aportaron un grano de arena para hacer lo que hoy conocemos como bolero. Cada uno de estos personajes logro colocar su imagen; su firma, entre las notas y compases de este majestuoso género musical que identifica a los latinoamericanos en el resto del mundo.

En el desarrollo como ritmo y canción contribuyeron enormemente Agustín Lara y Rafael Hernández.

El bolero y su popularidad

El bolero tuvo una época oscura justo después de su era dorada, a mediados de los 80s; había perdido popularidad en base a otros ritmos latinos que empezaron a tener su auge en el momento.

Pero gracias a la participación de artistas mexicanos como Luis Miguel y Alejandro Fernández, y el colombiano Charlie Zaa, el bolero renace de lo que parecía su olvido y se empieza a transformar para adaptarse a las exigencias del nuevo mundo musical. Luego de algunos años, los dominicanos tomaron base en el bolero para mejorar y popularizar lo que actualmente conocemos como bachata; un género musical que en estos tiempos está bastante popularizada en muchos países latinoamericanos.

Hoy en día el bolero se ha arraigado de otra manera; ya es muy difícil encontrar este género en su más pura esencia, pero lo que si podemos escuchar en diferentes vertientes y géneros populares, son las bases claramente ubicadas en el bolero, aquella música que se popularizo en la década de los 30s y que revivió en los 80s-90s de manos de sus mismos países precursores. Esto, no solo en América latina, sino también en diferentes países del mundo.

Sin duda alguna, la firma latinoamericana hecha música, ha probado sobrevivir al paso del tiempo de una manera sin igual, convirtiéndose en icono e influencia para gran parte de los músicos del continente.

También te podría gustar...